martes, 4 de abril de 2017

MAS ATRÁS QUE LOS ´90

Vos me decís que estoy viejo porque me repito. Me consta, lo asumo porque a diferencia tuya yo sí puedo asumir cierta cosas, como que soy perro y asalariado y todo eso de lo que vos renegás, aunque sos igual a mí, igualito, pero diferente en este sentido que te digo, y en muchos otros, claro, pero más que nada en este en el que vos nos desprecias porque no querés ni oír hablar de lucha de clases y de ninguna de esas cosas que te suenan a pasado, aunque como yo si dejas de laburar te cagas de hambre lo mismo que todos nosotros.

Vos vas a La Plaza, sin chori, sin micro (bueno, tal vez en 4x4, pero qué persona de bien no tiene derecho a tener una, verdad?) y te inflás el pecho gritando por la democracia y defendiendo al gobierno de aquellos mafiosos que pretenden derrocarlo con sus marchas diarias. Yo solo veo gente vieja, más vieja que yo. Vos me querés convencer de que a esa hora jugaba Boca y estaba el Lolla en San Isidro (podés pronunciar Shan Ishidro, estamos en confianza) y que por eso los jóvenes no y zaraza. Pero yo sólo veo vejetes, respetables ciudadanos, cabales pagadores de impuestos, generando otra vez al enemigo. Lo veo tal como lo vengo anunciando y por eso te reconozco que estoy viejo, digo siempre lo mismo.
El temor era el retroceso a los 90, pero ahora lo veo más claro. O más oscuro. Lo veo en la sonrisa del presidente que ahora respira y se da cuenta de que se puede retroceder más aún, más atrás de los 90. Se está gestando el apoyo de los que avalaron el Golpe en nombre de la patria. Sin ellos no hubiese sido posible. No al menos tanto tiempo. Aún hoy siguen convencidos. Seguís convencido de la amenaza del extremista apátrida que te va a quitar todo. Qué querés que te diga, cuando te veo con la bandera argentina tiemblo. Por eso me doy cuenta también de que estoy viejo. Los jóvenes no tienen miedo, yo sí. Estoy viejo porque me repito. Digo: guarda con la ley de seguridad nacional, cuidado que el gobierno compra armas, espía a todos por si acaso, alerta que están en peligro las instituciones más sagradas del país, los pilares de la república.

Yo no sé si la historia se repite, espero que no. Pero estos hijos de su patria no se extinguen nunca, nunca más. 

2 comentarios:

  1. En alemán círculo vicioso se dice Teufelkreis, círculo del demonio... la falta de memoria es peligrosísima.

    ResponderEliminar