martes, 17 de marzo de 2015

VOLEY

Por qué nunca podría ser jugador de vóley? No es porque sea petiso, esté excedido de peso, tenga poca destreza física, o básicamente no sirva para practicar ningún deporte. No. Todo eso se arregla. Jamás podría ser jugador de vóley por la sencilla razón de que soy un malhumorado de mierda.
En todos los partidos, después de cada punto, y en todos los puntos, sin excepción, todos los jugadores van hacia el centro de su campo y se dan ánimo, siempre. Se felicitan si fue un tanto a favor, se alientan si fue en contra. Yo no lo puedo creer. Los partidos son al mejor de tres sets, veinticinco puntos (con dos de diferencia) por cada set. Es decir que en un partido ideal (25 a 0 en 3 sets), los jugadores van como mínimo setenta y cinco veces a brindarse buena onda entre ellos. En un partido normal, cada uno va un promedio de doscientas veces a alentar a los suyos aunque se hayan mandado flor de cagada en la jugada previa. Es una locura. Yo necesito putear, carajear, recagar a pedos al que no cubrió bien la posición. Y preciso que hagan lo mismo conmigo. Si no para qué voy a jugar? 

Igual, yo quería hablar de Vóley, la película. Para eso primero tendría que verla. Bueno, eso ya lo hice. El viernes pasado. Bien.
Y después tendría que saber algo de cine o de crítica de cine, como se supone que sabe toda esta gente . Pero creo que eso me llevará demasiado tiempo y yo quiero hablar de la película ahora. Finalmente tendría que decir qué me pareció el film, si me gustó o no, y todo eso. Pero antes me parece más divertido criticar la crítica: 
Desde la más favorable (en general tuvo buenas críticas) hasta la peor, todas repiten el mismo error: describen el argumento. Para eso está el trailer, acá te explican todo, no hace falta que ustedes lo repitan, fenómenos:

Cuando entras a contar el argumento pasan dos cosas: estás llenando espacios o no entendiste de qué se trata. Creo que esto último le pasa a varios en estas críticas (las leí a todas). Si pretendés ser profundo en tu análisis, contame de qué se trata la película sin detalles del argumento y te voy a creer. 
Otro desacierto en todas: sostener que el director pretende "emular a Woody Allen" con esta "comedia de enredos". Puede que busque algún tipo de acercamiento, pero no creo que esa haya sido la intención final. Tal vez alguna similitud en la inclusión de Justina Bustos como la Scarlett Johansson local ( y no estaría nada mal que ella apareciera en las próximas películas de este o cualquier otro director, sin dudas) Pero tampoco.
En una de las críticas más desfavorables se cuestiona que los personajes no crecen en la historia. Esto es de manual. Pero a veces hay que dejar el manual de lado. Yo creo que los personajes sí crecen, y tal vez lo hacen demasiado rápido. Pero no lo veo como algo negativo. Supongo que tiene que ver con el lapso de tiempo relativamente corto que narra esta historia. Todos los personajes sufren alguna transformación. Algunos de ellos cambian radicalmente.

Después está lo que me pasó a mi con esta comedia. Poco. Me refiero a que tengo poco para aportar. Ya expliqué que no soy un experto. Sin embargo, puedo decir que me gustó cómo está contada, excelente edición de sonido - y cómo se resuelve desde el sonido distintas situaciones que le dan a la cinta mayor dinamismo, sumado a un impecable trabajo de montaje- con especial interés por el cuidado de la imagen (con algunas realmente bellísimas, sobre todo una de Inés Efron sobre el final), con diálogos simples y para nada pretenciosos (bueno, algunos sí, pero los dejo pasar porque el film me gustó mucho) coronado todo con geniales interpretaciones de muy buenos actores, que funcionan perfectamente bien entre si. Me gustó? Sí. Me reí? Sí. La volvería a ver? Sí, todas las veces que pueda. 

Spoiler #1: La última escena del trailer no aparece en la película. Se habrá eliminado. Eso o me cagaron en la proyección. 

Spoiler #2: Luego de ver la película, es probable que el espectador experimente irresistibles ganas de volver a escuchar Néstor En Bloque 

20 comentarios:

  1. A mí no me gustan los críticos. Prefiero guiarme por comentarios de amigos o conocidos, que si te algo recomiendan o te dicen "no la veas ni en pedo" es porque lo piensan y no porque alguien les está pagando para decir lo uno o lo otro.
    La voy a ver, que el prota me gusta mucho como actúa. Y además está Inés Efron, el amor imposible de mi marido.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le va a gustar, señora Traveler. Después podría ver El Crítico https://www.youtube.com/watch?v=hjZfGulDzkQ , ya que está.
      Saludos!

      Eliminar
  2. A mi sí me gustan los críticos de cine. Suelen ser personas graciosas.

    (Me metí a ver a Nestor en Bloque antes de la película. ¿Por dónde se sale?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se sale. Veo que ya descubrió cómo preguntar. Me alegra.

      Eliminar
  3. Las críticas a una película o a una obra de teatro o a un hecho artístico cualquiera, siempre es algo subjetivo y sujeto a las condiciones personales a las que atraviesa el crítico. De todas formas , a los críticos les gusta presumir de generadores de vaticinios infalibles. Si te dicen que la pelicula es una cagada, y efectivamente la película resulta un fiasco, el crítico va a estar con su vaso de whisky en su sillón con cara de "¿Ven? Les dije" . A mí particularmente me gusta ir al cine, al teatro, leer un libro y después leer críticas u opiniones a ver si me perdí de algo, sino uno va condicionado o directamente no va. Si pueden ver el corto de Martin Piroyansky (o ´Matías como le dice un crítico del enlace) "Ella no me ama"
    Ahhh , y en el voley (deporte) los jugadores se alientan porque la hinchada los reputea...mi hija jugaba al voley y cuando yo perdía los estribos y mi hija los partidos la trataba de tal forma que los contrarios hacían marhas en favor de mi hija a la salida.
    un abrazo Villa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desesperadamente de acuerdo con lo que decís de los críticos y de arribar a una obra sin "opiniones".

      Eliminar
    2. Claro, Panza, es lo que siempre hago. Primero la película, luego las críticas.
      Nadie me va a convencer respecto al vóley. Es una locura ser tan buena gente.
      Mano de aliento al centro, Panza!

      Eliminar
    3. Don Villa! anoche vi la pelicula en cuestión...y leí varias críticas y te doy la razón, la mayoría de los criticos te hacen una sonopsis como si uno fuera un pelotudo al que hay que explicarle lo básico. Después ponen algo poco jugado como la evolución de la trama hacia un inesperado final o algo parecido y una conclusión pochoclera. La peli me gustó mucho, tiene dialogos aparentemente superficiales pero son profundos. Hablan de la hipocresía en los grupos. Me hizo acordar a una peli que se llama sabado (http://www.cinenacional.com/pelicula/sabado) donde lo más rico son los no/dialogos, esas charlas que no terminan ni empiezan y que caracterizaron tanto los años cercanos al 2001 en una generación.
      Un abrazo don Villa!!!!!

      Eliminar
  4. Voy a ver la película, ahora mismo. (a ver si está en la web). Sos un buen crítico, mi favorito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias, Germán. Tus palabras me dan aliento. No serás jugador de vóley vos, no?
      Saludos!

      Eliminar
    2. ¿Y AHORA? no encuentro la peli online, ¿qué hago? RESUELVA!!

      Eliminar
    3. La espera valdrá la pena. Sugiero que escriba algo mientras tanto.

      Eliminar
  5. a mí me gustaba jugar voley. no, no festejaba. tambien jugaba rugby y pateaba a los palos y no ponía ni un plastiquito bajo la pelota ni tomaba esa pose ridícula con el culo para atrás y las dos manos juntas, adelante. Es como un arquetipo colectivo. se puede jugar segun uno pueda jugar a cuaquier cosa sin imitar las poses de los demás. la gente en general es estúpida, lo que no me deja afuera y si los boludos volaran siempre estaria nublado, como esos que sostenían el cartel de nisman heroe de la patria. respecto a la pelicula mi hija quiere verla. la llevaré, calculo. me interesa que es en el delta, creo. me gusta el delta. amo el delta. en cambio vi este fin de semana una e al pacino. directo al corazon. pura mugre inteligentemente escrita. vicios de escritor. uno siempre mira el libro detrás de las películas. y envidia, en secreto las putas y el champan que se pagan los otros, incluido nisman. saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted lo ha dicho todo, amigo. Aunque espero que aún tenga más para decir.
      Saludos!

      Eliminar
  6. No vi la peli pero leí esta crítica de Juan Sklar que escribió un libro con el mismo argumento, casi al mismo tiempo que Piroyansky: http://laagenda.buenosaires.gob.ar/post/113763414710/dos-hombres-el-mismo-vestido Cosa de locos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esta crítica se me pasó al momento de la publicación. Me había enterado un poco por Metro del asunto. Tiene cierta lógica la explicación de Sklar.
      Saludos!

      Eliminar
  7. No vi ni leí nada sobre la obra, así que voy a opinar de lo que sé:

    jamás podría jugar al voley porque soy oriental. Está muy mal visto de este lado del río jugar a un deporte donde no hay casi contacto con el rival, ni oportunidad de trancar fuerte o barrerse a los pies con la cabeza. Es horrible esto que digo, pero no está tan lejos de la realidad.
    Abrazo y voy a mirar a ver qué onda. Sin leer críticas antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, creo que al menos ya leyó una.
      A los futbolistas orientales los tenía catalogados de la siguiente manera:
      -Exquisitos con gran dominio y excelente pegada
      ó
      -Recios rompe pierna

      Sin termino medio. Pero desde hace tiempo veo jugadores que no llegan ni a una cosa ni a la otra.
      Y también está Suárez, por supuesto.
      Saludos!

      Eliminar
  8. Yo sólo leí esta entrada y ya quiero escuchar Néstor en bloque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la idea, funcionó.
      Gracias por comentar.
      Saludos!

      Eliminar